Mundano chica chupando polla

mundano chica chupando polla

Me llevo las natillas de vuelta a la cocina, pasan unos 10 minutos y procedo a servir los cafes. Oiga, perdone, llevo un rato esperando mi postre, les has sacado el postre a todos menos a mi Mientras acabamos de dar las comidas, doy gracias por ser solo un extra y no tener que aguantar a la humanidad mientras llenan el buche. Maria entro en el local un tanto borracha, mejor dicho, entro ya borrachísima. Maria no entró sola al local, entró con tres amigas suyas y dos de los novios de estas amigas.

Tanto Maria como sus amigas eran bastante pijas y tan solo Maria estaba sumida en una profunda borrachera Nos encontramos a Maria inconsciente en el baño, tirada entre la taza y la pared, entre meados y vómitos, polvo en la nariz, con los pantalones bajados y una corrida en la cara.

Si claro, pero esta noche hay una promoción de Burn y si me pides Burn te doy un regalo. Pase lo que pase ya no se sirven copas. Cliente borracho como una cuba y lleno de euforia: Barman arto de trabajar toda la noche: Venga, que te cuesta, ponme una cerveza que no te cuesta nada.

Anda por favor, ponme unos chupitos, que te invito a uno, te pago lo que sea. Joder que rancio que eres, anda, no te cuesta nada poner unos chupitos.

Venga tio, por favor, que te pago el doble, pero ponme unos chupitos. Solo unos chupitos que no cuesta nada. Venga tio, por favor, unos chupitos. Mira tio, antes podia llegar a pensar que eras sordo pero ahora directamente se que eres tonto.

Mira tonto de mierda que no te voy a poner nada y como me sigas dando el coñazo lo que te voy a poner es el culo como la bandera de Japón Vete a la mierda. La noche transcurria tranquila bajo el agobiante calor que habia dejado el sol sobre el asfalto antes de retirarse, el cual no empezaria a disiparse hasta instantes antes de que el sol volviese a aparecer en el horizonte volviendo a recalentar la por mil veces maldita ciudad.

Por fortuna, el local estaba a mucho menos de su capacidad humana, lo que permitia a el equipo de aire acondicionado trabajar con normalidad manteniendo la temperatura fresca y con menos humos que de normal. Ella no era especialmente guapa pero sabia como sacar partido a la hora de vestir, moverse y sobre todo al hablar, su conversación me tenia intrigado tanto por el vacileo con el que mantenia la charla como por la manera que habia utilizado para captar mi atención.

Así pues, yo y la muchacha manteniamos un amigable intercambio de palabras unidas que formaban frases gracias al poco trabajo que mi persona tenia que desempeñar esa noche debido a la falta de aforo en esa calurosa noche de agosto. En consecuencia decidí que bien podia esperar el cliente unos minutos hasta que solventase lo que tenia entre manos. A el cliente, en cambio, no le parecio bien tener que esperar unos instantes mientras yo terminaba mi conversación y haciendo gala de una muy mala educación me comentó en un muy mal tono que yo estaba ahí para atender a la clientela y no para ligar con y cito literalmente: Pese a haber sido totalmente claro y conciso en mi sugerencia de que el cliente se fuera a la mierda, el cliente insiste en convencerme de que sus argumentos son sólidos y de que tiene razón a lo que le contesto que le he mandado a la mierda, que no le he cuestionado sus argumentos ni he dicho que no tenga razón, simplemente lo he mandado a la mierda.

Por supuesto el cliente se enoja un poco mucho y reclama a el encargado una hoja de reclamaciones en la que en el apartado del motivo de la queja escribe: El encargado me da la hoja de reclamaciones para escribir la "contra" y escribo: Firmo la hoja y se la ofrezco a el cliente para que firme el tambien, lee mi "contra", se pone rojo de ira, me lanza un millón o dos millones de improperios y de insultos y se marcha del local sin firmar la hoja de reclamaciones y sin llevarse una copia.

No se porque se enfadó, no hice otra cosa que darle la razón. El gracioso que aparecio en mi horizonte y me alegró el dia pero no de la forma que el hubiese deseado, bebia cerveza, me pidio que le pusiera una ronda de cervezas para el y sus amigos, les servi los botellines y me pidio que le diera la chapa, bastante insistentemente, procedí a darle la chapa de la botella, hay mucha gente que pide las chapas, gente que incluso que te pide que les guardes todas las chapas de todos los botellines que abres durante la noche, para diversos motivos, repito, hay mucha gente que pregunta si puedes guardarles las chapas.

Tras entregarle la chapa del botellín, el gracioso me pregunta si no conozco el doble significado de "dar la chapa" y arroja la chapa al suelo, por supuesto que lo se pero su ingenio no me hace gracia, sobre todo cuando tengo la barra repleta de gente, el gracioso huye de la barra riendose con su cuadrilla. El gracioso habia elegido un mal día para tocarme los cojones. El gracioso y sus amigos tomaban sus cervezas sentados en una mesa cuando un cliente se les acerca con las manos llenas de chapas y se las entrega al gracioso, Mientras tanto el camarero en la barra, en vez de tirar a la basura las chapas de los botellines que abria, se los daba a la clientela para que "por favor", se los llevasen a ese chico que estaba sentado en esa mesa.

Es curioso en las relaciones humanas, cuando dos personas se agradan, se caen bien, lo normal es saludarse con insultos, así pues un Trabajando a la batalla, con la barra llena hasta los topes, oigo una voz que se dirige a mi, una voz que dice que me va a partir la cara por ser tan hijo de puta, el resto de la clientela se vuelve para mirar a la persona que suelta semejante amenaza contra el camarero y acto seguido me miran a mi para conocer mi reacción.

La clientela suspira aliviada al constatar que tan solo se trataba de uno de esos típicos saludos amistosos. Atiendo a una chica que todavia no habia superado el estupor que le habia entrado cuando mi saludante habia dicho que su madre estaba muerta y me pregunta si yo ya sabia que su madre estaba viva.

La respuesta es sencilla: Facebook Twitter Whatsapp Email. Imaginate que eres el hermano pequeño de una familia de cuatro hermanos, todos ellos, incluido tu, varones, osease, todos hombres. Así que tu madre te deja el pelo largo, te viste de niña y te llama Laura, no solo eso sino que te presenta a sus amigos y familiares como Laura, con tu pelito largo, tus pendientes y tus vestiditos de niña. Cuando ya cumples 4 años empieza a ser evidente que no eres una niña y tu madre desiste en vestirte como una niña y por primera vez en tu vida te visten como a un chico.

A día de hoy, la persona un tanto bebida que me contaba esta historia y me enseñaba la foto de una niña de unos 2 años que aseguraba que era el, seguia queriendo a su madre pese a que durante los 45 años de vida que habia vivido Manolo, ella, le seguia llamando Laura. Siempre me ha llamado Laura, delante de todo el mundo, al principio fue gracioso, luego pasó a ser ridículo y finalmente nos acostumbramos No atiendo a un extranjero porque no me sale de los huevos hablar ingles aunque lo domine, utilizo el símbolo universal de "vete a tomar por culo" y atiendo a otro.

Un hombre me pregunta amablemente si le puedo atender, le digo que no y me voy a mear al baño, meo, no me lavo las manos, el hombre me vuelve a preguntar a ver si ahora le puedo atender, le vuelvo a decir que no y me voy por botellas al almacén. Una de las chicas consigue levantar la cabeza entre arcada y arcada mientras que la otra continua vomitando sobre el suelo asta la primera papilla, con varios hilillos de vómito colgando de las comisuras de su boca, varios goterones de mocos callendo por su nariz, con los ojos vidriosos y a lloro tendido, con un sonido de voz totalmente gutural entrecortado por las arcadas porvenientes de su estómago ocasionadas por varias sustanciias que desean salir al exterior, la chica consigue decirme que mi madre tiene razón, soy un cabrón.

Y es que las madres siempre tienen razón. Diria que estaba demasiado tranquilo, pero seguramente solo era el shock, sus ojos, demasiado abiertos y la cabeza metida entre sus hombros le delataban, le temblaba el labio inferior mientras intentaba pronunciar un "joder" que al final no consiguio hacer salir de su boca, supongo que yo tambien estaria en su misma situación si hubiera sido a mi al que le hubiera pasado una botella de vodka a semejante velocidad a excasos centímetros de mi cara.

Podria decir que toda la discoteca se giró para ver que demonios habia pasado, incluyendo a varios de mis compañeros que en vez de aplaudir y vitorear al causante del accidente, como suele ser habitual en estos casos, se llevaban las manos a la cabeza, asombrados de que no hubiese heridos.

En ese momento, mientras caian todas las botellas que en estos se sustentaban, me convencí de el error que era poner baldas de cristal en la barra de un bar puesto que calleron sobre las pilas de vasos almacenadas para su uso inmediato, provocando una mortifera lluvia de cristales y alcohol en un radio demasiado extenso.

Ese dia aprendídos lecciones muy importantes: La marihuana y el alcohol es mejor no tomarlos cuando vayas a hacer flair y que el potencial de destrucción de una botella de vodka del malo es infinito. Ese día una chica aprendio otra lección muy importante: En sus manos se refleja que no ha fregado un plato en su vida.

La jefa de sala se dirige hacia nosotros Me voya a casa. Mira, esta es la botella donde viene el refresco. Que raro, es la primera vez que veo esa marca. Pues ya es casualidad. Si, casualidad, eso mismo pense yo la primera vez que vi esta marca. Mientras mi mirada quedaba fija en su exhuberante pecho, le dijo a Carmen: Ella se tumbó encima de Natalia y restregó su cuerpo sobre el de ella, me excitó especialmente como juntaban sus pechos, menudos los de Carmen y mas llenitos los de Natalia, y entrechocaban sus durísimos y deliciosos pezones.

Entonces Carmen le quitó las braguitas a Natalia y vi su estupendo chocho, espléndido cuando Carmen le abrió las piernas y lo! Ella, al contrario del exuberante vello de Carmen, iba muy rasurada, y solo tenía una estrecha franja de vello, algo mas claro que el de Carmencita. Extasiado, como en un sueño, vi como Carmen se entregaba a devorar el sexo de Natalia, que rugía de placer.

Yo pensé en levantarme y penetrarla, pero el miedo a que se enfadaran y terminara aquel sueño me detuvo. Yo estaba en el paraiso, mi jefa me la estaba chupando y me pedía que me follara a Carmen!.

Después de chuparme la polla y los huevos me dijo que le diera placer a su muñequita. Yo mirando a Carmen, vi su cara sonrojada pero también vi su deseo de ser follada, así que se la introduje sin mas dilación, la manera en que se movía me confirmó que no era nada inocente follando, sabía muy bien lo que hacía, yo tuve que hacer esfuerzos sobrehumanos, alejar mi mente de!

Natalia, que solo había estado mirando , aplaudió y me dijo, ahora quiero ver como te la chupa y saborea tu polla con sus propios jugos, eso me da mucho morbo. Yo obedecí, y Carmen recibió mi polla sin problemas en su boca. Yo, al comprender que me pedía que la follara me lancé sobre ella, la besé, me perdí en sus senos, chupé y mordí sus pezones, me arrodillé, pues ella estaba de pie, y devoré su sexo, le mordí su culo, le besé el ano y la hice ponerse a cuatro patas sobre la cama, me excitaba al poder por fin dominarla a ella y no ser el dominado, y le clavé mi estaca en su hambriento coño con furia.

Mientras Carmen había adoptado la misma postura a su lado, y eso me permitía introducirle mis dedos en su raj! Cuando quedé agotado de bombear en sus cuerpos, la saqué, y poniéndome de rodillas sobre la cama les pedí que me la chuparan hasta vaciarme.

Otros momentos alguna se la introducía en la boca y me la chupaba arriba y abajo. Finalmente no aguanté mas, y descargué toda mi carga sobre sus bocas,sus caras y sus tetas. Fue la mejor corrida de mi vida. Y quise fijarme bien en ellas cubiertas con mi semen, para que esa imagen me quedara bien grabada en la memoria toda mi vida. En fin, yo se que fue real, y , aunque tengo una novia estupenda , de vez en cuando no puedo evitar masturbarme recordando ese maravilloso día.

Guardar mi nombre, correo electrónico y sitio web en este navegador para la próxima vez que haga un comentario. Pagina de inicio Orgías Compañeras de trabajo. Siguiente El chico del bar.

Mundano chica chupando polla

ESCORTS MADURAS COLOMBIA PUTAS DE LOS 70

: Mundano chica chupando polla

MUJERES TETONAS LAS CHICAS PROSTITUTAS Hetero escorts muy tetonas
Mexicana pie gay Chicas putas lindas escorts lluvia dorada
Mundano chica chupando polla 4
Mear sexo con escorts 551

Mientras Natalia me decía con su voz de mando que me sentara en la silla y mirara, me di cuenta de que iba en ropa interior, y a su lado Carmen se estaba quitando las braguitas, y , mientras yo con la boca abierta me sentaba, vi como se quedaba completamente desnuda y se acercaba a Natalia. Esta, tomando su mano, le hizo dar una vuelta como si bailara, y me dijo: Hace tiempo que es mi dulce niña, me vuelve loca.

Es muy sencillo, ella me da placer y yo cuido de e! Yo estaba perdido mirando el cuerpo de Carmen, sus pequeños pechos erectos, su sexo con una mata salvaje de pelo, y sobre todo, ese culo con el que tantas veces había fantaseado. Eso si, su carita estaba totalmente colorada, pero disfrutaba con la situación. Mientras mi mirada quedaba fija en su exhuberante pecho, le dijo a Carmen: Ella se tumbó encima de Natalia y restregó su cuerpo sobre el de ella, me excitó especialmente como juntaban sus pechos, menudos los de Carmen y mas llenitos los de Natalia, y entrechocaban sus durísimos y deliciosos pezones.

Entonces Carmen le quitó las braguitas a Natalia y vi su estupendo chocho, espléndido cuando Carmen le abrió las piernas y lo! Ella, al contrario del exuberante vello de Carmen, iba muy rasurada, y solo tenía una estrecha franja de vello, algo mas claro que el de Carmencita. Extasiado, como en un sueño, vi como Carmen se entregaba a devorar el sexo de Natalia, que rugía de placer. Yo pensé en levantarme y penetrarla, pero el miedo a que se enfadaran y terminara aquel sueño me detuvo.

Yo estaba en el paraiso, mi jefa me la estaba chupando y me pedía que me follara a Carmen!. Después de chuparme la polla y los huevos me dijo que le diera placer a su muñequita. Yo mirando a Carmen, vi su cara sonrojada pero también vi su deseo de ser follada, así que se la introduje sin mas dilación, la manera en que se movía me confirmó que no era nada inocente follando, sabía muy bien lo que hacía, yo tuve que hacer esfuerzos sobrehumanos, alejar mi mente de!

Natalia, que solo había estado mirando , aplaudió y me dijo, ahora quiero ver como te la chupa y saborea tu polla con sus propios jugos, eso me da mucho morbo.

Yo obedecí, y Carmen recibió mi polla sin problemas en su boca. Yo, al comprender que me pedía que la follara me lancé sobre ella, la besé, me perdí en sus senos, chupé y mordí sus pezones, me arrodillé, pues ella estaba de pie, y devoré su sexo, le mordí su culo, le besé el ano y la hice ponerse a cuatro patas sobre la cama, me excitaba al poder por fin dominarla a ella y no ser el dominado, y le clavé mi estaca en su hambriento coño con furia. Mientras Carmen había adoptado la misma postura a su lado, y eso me permitía introducirle mis dedos en su raj!

Cuando quedé agotado de bombear en sus cuerpos, la saqué, y poniéndome de rodillas sobre la cama les pedí que me la chuparan hasta vaciarme. Otros momentos alguna se la introducía en la boca y me la chupaba arriba y abajo.

Finalmente no aguanté mas, y descargué toda mi carga sobre sus bocas,sus caras y sus tetas. A mis otras amigas pareció escandalizarles el comentario de Teresa. Todas se miraron unas a otras, esperando que alguna abriese la boca. Por fin, una de ellas respondió que sí. Me dio tanto asco que le dejé al día siguiente. Me pasé los días siguientes pensando en aquella conversación y en la sensación de decepción que había notado en Luis al no dejar que se corriese en mi boca. El sexo se había convertido en algo tan rutinario y predecible que estaba empezando a aburrirme, pero no quería decirle nada a Luis por miedo a que se sintiese ofendido.

Seguía pensando en lo que Teresa había dicho sobre haber mejorado su vida sexual un por cien después de haber empezado a tragarse el semen de su novio. Decidí intentarlo, pero necesitaba la oportunidad perfecta.

Y dicha oportunidad llegó en nochevieja, después de que Luis y yo volviésemos de una fiesta. Bajé la cremallera que tenía a la espalda de mi largo y negro traje de noche, y lo dejé caer al suelo. Me quité el sujetador y lo dejé junto al vestido. En cuanto Luis se acabó de desnudar y se echó en la cama, me bajé un poco las braguitas, lo justo como para dejar a la vista mi coño completamente afeitado, en el que había trabajado varias horas aquella tarde para que tuviese aquel aspecto tan perfecto.

Luis nunca había visto mi coño sin pelo, pero no hizo falta que dijese que le gustaba mi nuevo look; su expresión hablaba por sí misma. Todavía con las braguitas puestas, bajadas hasta justo por debajo de mi entrepierna, cogí una copa de champagne y mojé un dedo en el burbujeante líquido.

Hice lo mismo con el otro y observé la reacción de Luis. Su polla empezaba a mostrar señales de vida a medida que crecía de tamaño. Le di la vuelta, me la metí en la boca, como si fuese una polla gigante, y empecé a chuparla. Luis estaba tumbado de espaldas sobre la cama, así que me subí encima de él de forma que quedé arrodillada justo sobre su cara.

Luis no pudo evitar levantar la cabeza para acoplar su boca a mi coño y saborear los jugos que estaban empezando a humedecer los labios de mi vagina. Imaginaba que el cuello de la botella era la polla de Luis y que el sabor de su semen iba a ser tan dulce como las gotas de champagne que cosquilleaban en mi lengua. Por fin, me saqué la botella de la boca. Luis afirmó con la cabeza, demasiado ocupado en lamerme el coño como para molestarse en darme una respuesta verbal.

Levantando la copa por encima de mi cabeza, derramé el champagne sobre mi pecho. El fresco líquido pasó por entre mis tetas, se deslizó por mi plano vientre, se perdió por entre los labios de mi coño y cayó por fin en la golosa boca de Luis. Todavía de rodillas sobre la cama, cogí de nuevo la botella de champagne y cubrí la boca con mi saliva. Luego metí el cuello de la botella por los pliegues de piel de mi coño, dentro de mi vagina.

Quiero que me folles con la botella mientras yo te chupo la polla. Sentir su hinchada verga en mi boca y la botella en mi coño me llevó a un delicioso orgasmo que hizo que todo mi cuerpo se estremeciese de placer. La polla de Luis seguía en posición de 'firmes' cuando la dejé para abrir el cajón de la mesita de noche. De allí saqué un frasco de vaselina que guardaba, saqué un poco y lubriqué bien el cuello de la botella.

Luis no podía creer lo que estaba escuchando, pero cogió ansiosamente la botella de mi mano y suavemente empujó la boca de la botella en mi estrecho culo. Mientras notaba cómo entraba aquel frío objeto por mi entrada trasera, me tendí de espaldas y metí su polla en mi hambrienta boca, al tiempo que él empezaba a lamerme el coño.

Estaba en el paraíso. Sentía la botella en mi culo y la lengua de Luis en mi coño, mientras imaginaba que el dulce sabor de su semen sería como el del champagne. Llevé una mano a mi clítoris y miré hacia donde Luis taladraba mi pobre culo con su enorme verga.

Empecé a acariciarlo, sin dejar de sentir las fuertes embestidas de Luis, su polla entrando y saliendo de mi culo. No tardé mucho en notar las convulsiones del segundo orgasmo de la noche. Al mirar hacia Luis, me di cuenta del esfuerzo tan grande que estaba haciendo por resistir las ganas de correrse en mi culo.

Obediente, sacó la polla de mi culo y al hacerlo escuché un fuerte sonido de succión. A medida que lo metía y sacaba de mi boca, sentía las venas de su hinchado pene presionar contra mis labios.

Luego regresé a su polla, me la metí nuevamente en la boca y empecé a chuparla de nuevo, esta vez con furia. Me pareció que estaba a punto de correrse, así que cogí una de las copas vacías de champagne y empecé a utilizar mi mano para masturbarle, dirigiendo el chorro de semen hacia la copa. Luis debió haber tomado vitaminas aquel día porque el volumen de leche que dejó en la copa fue extraordinario. La levanté hasta dejarla bajo mi nariz e inhalé el aroma de la viscosa corrida de Luis.

Metí un dedo en el blanco fluido y lo llevé a mis labios para saborearlo.

MUJERES DESNUDAS CALIENTES SEXCAM