Paginas para contratar prostitutas adolescente caliente

La prostitución no ha sido inmune a esta evolución, y ahora se desarrolla con características particulares que muestran su adaptación a los nuevos tiempos. Un consultorio prostíbulo, unos apasionados del sexoservico que crean blogs de prostitutas, proxenetas en la era del Facebook y las escorts-escritoras son cuatro historias que nos das dan un acercamiento a la prostitución en el siglo 21 en México. Pero en su caso —pienso— ambas pasiones van de la mano indefectiblemente.

De ahí las aproximadamente 50 sexoservidoras con las que se ha encamado a sus 37 años y de que se hubiera presentado a esa casa sombría de la colonia Condesa.

Buscaba a la doctora Judith, sicoterapeuta. Pero no había ni un solo indicio de que fuera un consultorio, ni un anuncio ni una puerta abierta con recepcionista a la vista.

Sólo tres grises pisos de ventanas mugrientas. Ya estando ahí pensé que era una trampa y que me iban a secuestrar o de perdida a madrear con atraco incluido", cuenta Juan. La historia comenzó unos días antes, cuando navegando por los anuncios sexuales en internet se topó con uno que lo arrobó: Heterosexuales, bisexuales, travestis, transexuales, omnisexuales, todos buscando el intercambio monetario.

Aunque no falta la que oferte: O lo contrario, la que discrimina: Por lo mismo soy real". O el gay que en la contratación de sus servicios te venda poppers "sellados" a pesos.

Cualquier persona puede anunciarse, de pesos a cuesta hacerlo. En tanto las tarifas por los servicios sexuales van desde los modestos pesos hasta los 2 mil pesos. Los anuncios contienen fotos e incluso algunos tienen enlaces a videos donde los ofertantes muestran sus aptitudes en plena acción. En Facebook abundan los grupos que se denominan llanamente: Sin que se reconozcan como prostitutas, las participantes aducen premuras económicas, por lo que se anuncian como novatas.

A Juan lo convenció la excitante foto que la mujer puso en su anuncio. Y le envío otras fotos. Ambos buscamos lo mismo: La primera que la llevara a bailar, cenar y finalmente al hotel Crowne Plaza. Juan hizo cuentas y enarcó las cejas, pero sonrío con la segunda opción: Ahí le diría a la recepcionista que venía por una terapia anti-estrés con la doctora Judith y sólo tendría pagar pesos por el uso de las instalaciones. Aunque su desconfianza era natural. Al respecto me dice Jaime Montejo, vocero de la Asociación Brigada Callejera, que la ley es confusa porque no "la bajaron al código penal", por lo que no se pueden aplicar las penas que consigna y que en el peor de los caso sólo se presta para extorsionar.

De ahí "la impunidad de los tratantes y la inseguridad jurídica de las trabajadoras sexuales". En tanto la Procuraduría General del Distrito Federal lleva operativos en que interviene prostíbulos que se anuncian por internet como masajes, estéticas y karaokes.

En enero pasado, por ejemplo, rescataron a 5 chicas coreanas explotadas sexualmente. Finalmente Juan tocó el timbre. Era como una puesta en escena, chafa, pero así era, explica. Finalmente la puerta del fondo se abrió y apareció el rostro lozano de una mujer enfundada en una impecable bata blanca.

La doctora Judith le sonrió a Juan y lo invitó a pasar a su consultorio. Estudiante de economía en la UNAM, Bernardo es un chico de rasgos juveniles muy marcados , de cuerpo delgado y estatura baja. La Marrana Parada, el Denis y Bernardo, son tres singulares seres que no los une nada, salvo su desmedida afición por las mujeres de cuota.

Se pueden pasar horas y horas caminando de un hotel a otro en la Merced, sólo para mirar y calificar "la mercancía". Yo me había pasado varios días por la zona investigando para otro artículo de VICE — Un recorrido por los hoteles de paso con las prostitutas de La Merced —, así que cuando me conocieron aceptaron mi presencia con toda naturalidad.

Fue así como supe de la existencia de blogs y perfiles en Facebook y Twitter dedicados a las prostitutas de la Ciudad de México. Ahí es donde los clientes exponen no sólo sus opiniones y experiencias con respecto a tal o cual chica, sino que también dan consejos para prevenirse de los rateros y policías. Óscar, mi jefe, sí sabía, pero no me dijo nada.

El cliente me pidió sexo anal, y le dije que no. Como pude, me defendí. Todavía me dijo que así le gustaban las mujeres, pegonas. A la par de la cama, hay un botoncito por cualquier emergencia. Eso no lo saben los clientes. Logré apachar el botón, pero ya me había dejado el ojo morado.

Es grande, tiene unos sus 50 años, moreno. Con un hombre así, siente uno que se va a morir. Es raro porque se viste bien. Y pensé, por lo menos éste no me va a tratar mal. Pero sí es bien grueso. Dicen que trabaja en un banco, aunque yo no creo.

Sólo en una noche puede gastar hasta Q5, Un día se juntaron todas las mujeres en la casa cerrada para pedirle a Óscar, el proxeneta, ya no dejara entrar a este cliente.

Todas le tenían miedo. Les respondió que si ellas iban a pagar lo que él consumía, ya no lo dejarían entrar. Un año después encontraron el cuerpo de la mejor amiga de Mishelle sin vida entre sangre y colmillos de cocaína. Era la amiga que la había ayudado cuando quedó embarazada y que le presentó la casa cerrada. Estaba en uno de los cuartos privados de la casa cerrada.

Otro cliente la había matado. Este cliente frecuenta la casa cerrada todavía. Mishell trabaja 75 horas a la semana. Entre lunes y miércoles, de 3 de la tarde a 2 de la mañana. Gana de sueldo base un tercio del salario mínimo. Su proxeneta explotador sí gana bien. Las tarifas son Q para que Mishell baile en el escenario tres canciones que ella escoge.

Q por bailar en privado una canción que el cliente pida. Q por sexo oral. Q1, por sexo vaginal. Q2, por sexo anal. Y los Q por cubetazo de cervezas. A pesar de que el proxeneta le ofrece la mitad de todo lo que a él le pagan y que Mishelle trabaja 75 horas a la semana, horas al mes, gana unos Q7, Allí estoy ganando no tan bien, ni tan mal.

Aunque no es suficiente. Q de alquiler de cuarto no casa. Q1, por pagar a la niñera que le cuida a las niñas. Q al mes de guardería de la niña grande. Aquí van casi Q2, Ahí ya van unos Q3, mensuales. Y todavía no se han contado lo que paga en extorsiones.

A pesar de esto, Mishell no se imagina irse de la casa cerrada. Trabajar en la calle como otras sexoservidoras le da demasiado miedo. Por lo menos donde estoy hay alguien que nos cuida.

Se refiere a Carlos y otros dos hombres de la casa cerrada, encargados de la seguridad de las trabajadoras. Aunque recuerda al narco y a su amiga asesinada y admite que no se siente protegida. Hace ocho meses, un pandillero que se llama Marlon empezó a extorsionar a Mishell y a las otras chicas. Es un muchacho joven que entra cada noche como cliente, compra una cerveza y pide Q a cada una de las chicas.

Los tres empleados de seguridad y los de la puerta saben a qué viene. Una vez se unieron para negociar con el extorsionista y pedirle que bajara la cuota a Q50 por día. Hay unos que llegan a la casa cerrada , tal vez no es tan digno como ellos piensan. Aunque yo nunca lo haga. Yo venía para el trabajo y los policías me vinieron a preguntar si ya tenía el dinero. Me pidieron Q pero como iba a entrar no tenía.

No había hecho nada todavía. Entonces fui a decir a mi jefe que me prestara porque tenía que pagar unas cosas. Si Mishelle gana Q7, y gasta en vivir con sus hijas unos Q5,, el resto se le va en extorsiones para el pandillero y la policía. Por trabajar 75 horas a la semana, horas al mes, dando servicios sexuales en una casa cerrada, desde que tiene 15 años hasta ahora a sus 19, Mishell gana Q5, Si le pagaran Q5, en cualquier otro trabajo que requiera que trabaje 75 horas a la semana, ella se iría de la casa cerrada.

Mi garganta se hace un nudo. Denunciar la extorsión haría que cerraran la casa cerrada y que rescataran a Mishell y las otras chicas que son víctimas de explotación sexual. Y el Estado tampoco podría asegurar su vida.

Ya es mayor de edad y no hay ninguna casa segura para mujeres adultas, todas son de fundaciones y organizaciones civiles. Y una de las entrevistas fue el 8 de marzo de , el día que trabajadores estatales encerraron a 56 niñas en una habitación y no les abrieron cuando empezó un incendio para que murieran Al final, todas las mujeres y adolescentes de la casa cerrada decidieron hablar con el proxeneta y les dijo que ya no van a dejar entrar al pandillero.

Era una noche cualquiera. La llamaron desde la barra con el nombre que usa en su trabajo. Un cliente quería tomar cubetazos de cervezas con ella.

No se reconocieron hasta que Mishell ya estaba parada frente a él. Una manera de disasociarse es usar un nombre diferente. Así separa el ambiente de la casa cerrada y su vida privada. Lo mismo ocurre con su aparencia.

Me explica que cuando se arregla para empezar su turno siente que se transforma. Ya no soy yo, soy otra. Al principio se sentía raro, pero ya no. Ahora hasta nos tomamos fotos. Es corto, pegado, de encaje negro.

Dice que nunca usaría ni el vestido ni el maquillaje afuera de su trabajo. Pero tres días después el hombre regresó. Me bajé del escenario y le dije al dueño que no podía ir. Cuando le expliqué por qué, me dijo: Llamó a Andrea del camerino. Andrea en este entonces tenía 16 años y se quedó con ellos varias horas.

Le preguntaron mucho sobre Mishelle. No le hizo caso. Sus sonrisas son breves, incómodas. Tiene un leve olor a alcohol. Viene directo de su trabajo, donde toma con los clientes. Pero son las 6 de la tarde. Normalmente no saldría hasta la madrugada. Sus ojos claros, de color miel, logran ocultar lo que pasa por su cabeza. No quiere responder al principio qué le pasa o por qué la dejaron salir un lunes.

Trabaja en las camionetas, de ayudante. Josué empezó a trabajar con su hermano en las camionetas. Todo iba tranquilo, me estaba ayudando. Entonces yo tengo mis sospechas… Porque así de la nada, Josué desapareció.

Habla de Josué en presente y pasado al mismo tiempo. Se escucha en su respiración. Yo no sabía nada de lo que había pasado. Me quedé así, no lo puedo creer. No entiendo por qué. Le estaban extorsionando a la camioneta, pero a él no. Porque no hubieran llegado solo a darle a él, sino que también le hubieran dado al chofer.

Y con la llamada de mi primo. Ahorita voy para su casa. Pero ahora me iré a su velorio a las 8. Y empezó a insultarla por su trabajo como sexoservidora. Que cualquiera que le preguntara si yo era su hija él decía que no.

Yo le grité que se callara, que me dejara en paz, igual él no me da de comer. No me tenía que tratar así, si igual él nació de una mujer. Se quedó callado cuando le pregunté que si tiene una hija así, por qué iba a esos lugares.

Entonces decidí mejor contarle la verdad. Le dije donde trabajaba, que si ella ya no quería que yo les hablara pues… la iba entender. Se puso a llorar. Ella pensaba que yo trabajaba con una amiga en un comedor. Porque no es una gran noticia la que le dí. Ahora por lo menos lo saben los dos.

. 9 Ago La caliente doctora Judith y Juan el aventurero. Juan se considera, más que un vicioso de las prostitutas, un vicioso de la Sólo la página indonesiancommunity.net, una de las muchas, un día común tiene registrados 53 mil anuncios. . Incluso llegan a convencer a las adolescentes de que roben dinero. 27 Abr Natalia Ferrari ha seleccionado algunas de las preguntas que le han hecho y que nunca deberías hacerle a una prostituta. La prostitución es la práctica de mantener relaciones sexuales con otras personas a cambio de Los proxenetas obtienen una parte de los beneficios de la prostitutas. .. termina su jornada en cuanto consigue un cliente dispuesto a contratar sus servicios. .. Se editó esta página por última vez el 1 jul a las

Paginas para contratar prostitutas adolescente caliente

Paginas para contratar prostitutas adolescente caliente